alta socio 728x90
Zona de Jazz

PUBLICIDAD

Publicidad

octubre 25th, 2012 Fotografía 5 Comments

En nuestra segunda entrega de ‘Jugando a la fotografía con …’ , tenemos el placer de contar con una excepcional artista: Esther Cidoncha . Referente y muy querida por sus compañeros de profesión, ha sido bailarina profesional de danza contemporánea. Trabaja como Técnico Superior en Diseño Gráfico. Es fotógrafa de jazz freelance desde 1990 y , a lo largo de 22 años, ha fotografiado a grandes músicos internacionales de diversos países. En la actualidad, también es Instructora de Pilates y dicta clases en Madrid.
Esther Cidoncha - Jazz Photographer


EL JUEGO : FOTOGRAFÍA Y VALORES HUMANOS.

Hemos propuesto a Esther ocho palabras y que ella asociara una fotografía
a cada palabra propuesta además de un texto explicativo. Así nos respondió .

>   Sobriedad: Ran Blake. De todas las fotografías que he hecho está imagen es la que mejor representa la sobriedad. Profundidad espiritual. Sobriedad en todos los sentidos tanto en forma como en contenido. Esa introspección del músico recogido parece religiosa es la máxima sobriedad del hombre verdadero. El color negro lo envuelve todo y de manera mágica surge un blanco que nos deja ver el gesto de Ran Blake. Es una de esas fotos ‘casuales’ que disparas pensando que no va a salir bien por la falta de luz porque al músico no se le ve apenas detrás del piano.
Ran Blake © by Esther Cidoncha, 2010.
VI Festival Internacional de Jazz de Sigüenza, Ran Blake & Dave Fabris, 4 de diciembre de 2010.
>   Respeto: Nicholas Payton, Jazz Future II. ¿Qué miran atentamente y con devoción los músicos? Al pianista Hank Jones ni más ni menos. Con respeto con admiración. Respeto a los ‘grandes’. En las inmediaciones del Ayuntamiento de San Sebastián, detrás de una columnata, sonríe con devoción Nicholas Payton.
Nicholas Payton © by Esther Cidoncha, 1992.

Nicholas Payton (sentado) en el festival de jazz de San Sebastián, 1992. Con su grupo Jazz Futures II, Herb Harris, Brian Blade y Chris Thomas. Están viendo una actuación del pianista Hank Jones.

>   Picardía: Walter Perkins. La mirada y el gesto del batería norteamericano Walter Perkins representan la picardía. Mirada enigmática que puede decir muchas más cosas. El hombre que recoge su batería en diferentes piezas al terminar el concierto, se queda mirando a la fotógrafa y piensa: ¿Y ahora qué? ¿Nos tomamos una copa? Parece que todo haya acabado pero quizá empieza algo más que nos hace huir de la soledad. A esta fotografía le puse título en mi primera exposición: ‘Take the “A” Train’.

Walter Perkins © by Esther Cidoncha. Valencia, 1991.
>   Modestia: Reggie johnson y Clyde Lucas. ¿Qué mejor imagen para representar la modestia? Y la grandeza de estos dos grandísimos músicos Reggie Johnson y Clyde Lucas. Sus gestos lo dicen todo. Aquí sobran palabras. El protagonismo lo tienen ellos.
Reggie Johnson y Clyde Lucas © by Esther Cidoncha, 1991

Club de jazz Perdido, Valencia, 1991.
>   Locura: Frank Lacy. Dicen que estamos todos locos, unos lo manifiestan un poco más que otros. ¿Será verdad? No lo dudo. Veo la locura en la mirada ensimismada del gran trombonista americano Frank Lacy. Hoy he observado de frente a Lacy, me he quedado contemplando sus ojos durante minutos enteros. ¿Son los ojos el reflejo del alma?

Frank Lacy © by Esther Cidoncha, 2008

Festival de Jazz de Móstoles, Madrid, 2008

 

>   Entusiasmo: Esperanza Spalding. Toda ella es entusiasmo. Al leer las palabras que me encargaste identificar con una fotografía asocié en seguida ‘entusiasmo’ con Esperanza Spalding y en concreto con esta bellísima imagen que exalta los sentidos. Esperanza es fuego, arrebato, calor, empeño, frenesí.

 

Esperanza Spalding © by Esther Cidoncha, 2009.

17 Festival Internacional Jazz es Primavera 2009, Club de Jazz San Juan Evangelista, Madrid, 2009


>   Convicción: Peter Brötzmann. Convicción está asociado a aquellas personas que tienen las ideas claras. Tienen criterio, certeza, principios. Y saben transmitirte su seguridad, te persuaden. ¿Y qué mejor representante de ello que el saxofonista alemán Peter Brötzmann? El concierto de Peter Brötzmann hizo honor al título de ese año del Festival de San Juan Evangelista “La creatividad en el jazz actual desde el misterio a la belleza”. Vanguardia pura, magnífico. 

Peter Brötzmann © by Esther Cidoncha, 2007

Club de música y jazz San Juan Evangelista, Madrid, 2007

>   Admirable: Donald Harrison y Cyrus Chestnut. Todos los músicos que he fotografiado me resultan admirables por una u otra razón así que me he decidido por asociar la palabra elegida con esta bellísima fotografía. Simplemente es admirable que una instantánea, fugaz, efímera, rápida, reúna tantas coincidencias. La fotografía perfecta que resume la sobriedad del jazz, su composición, su iluminación, el detalle de la chaqueta colgada sobre un micrófono, esas nubes de luz formando curvas y dunas que sobrevuelan por encima de ellos, la corbata de Donald, sus vestimentas, la mirada y gesto de Donald, la espalda amplísima de Cyrus, cómo están ellos dos situados uno cerca del otro en una coreografía exacta, Donald de blanco y Cyrus de oscuro contrastando de modo armónico en una gama del blanco al negro, todo ello y muchos más elementos hacen que sea mi fotografía preferida. Es mágica, jazzística, serena. Magníficos músicos que no están posando aunque parezca mentira es una auténtica instantánea de prueba de sonido.
Donald Harrison y Cyrus Chestnut © by Esther Cidoncha. Valencia, 1991.

SU BLOG .

Mi Blog es algo más que un blog, es un catálogo con más de 500 músicos
de jazz internacionales. No quiero ni pensar lo que significaría para mi
perderlo ya que es mi seña de identidad, mi forma de mostraros mi trabajo
de jazz a lo largo de muchísimos años.

>> VISITA EL BLOG DE ESTHER CIDONCHA <<



UNAS LÍNEAS PARA ESTHER.

Uno de los objetivos de cualquier arte, y también de la fotografía, es la transmisión de sentimientos y emociones. Éstos pueden ser ‘básicos’ (alegría, tristeza, enfado, sorpresa…), o algo más elaborados a niveles cerebrales. Desde el punto de vista del simple espectador, Esther nos acerca a los músicos de Jazz en su vertiente más humana y personal. Más allá del papel testimonial de este arte, nuestra invitada va mucho más allá de la instantaneidad, mucho más allá de lo efímero y de lo que apenas trasciende. Nos transmite visualmente valores universales, actitudes que se prolongan en el tiempo y que podemos retener para nuestro enriquecimiento íntimo.

Desconozco si estaremos acertados al calificar la obra de Esther Cidoncha como ‘fotografía humanista’, con todo el riesgo que supone encasillar algo tan subjetivo como es el arte. Cidoncha capta al músico, al artista como ser humano, sus actitudes personales, su manera de relacionarse con su profesión y con la escenografía de la misma. Una postura corporal, una mirada, una interacción con otro u otros músicos, pueden decirnos muchísimo si estamos abiertos y atentos. Puede transmitirnos timidez, extraversión, bondad, cariño espiritualidad, cercanía, etc… En definitiva, ella y su cámara se expresan.

Uno de los aspectos interesantes en la obra de Esther es, para nosotros, la capacidad de la fotógrafa para proporcionarnos elementos visuales complementarios que, lejos de ser accesorios, potencian la composición de las figuras centrales: la sombra de un bajo en la pared, las texturas de un sombrero, el brillo de un platillo de batería, la colocación de aperos musicales a modo de bodegón. Elementos que magnifican, dan mayor peso a la instantánea tanto a nivel expresivo como comunicativo para el espectador.

Esther compone estupendamente sus fotografías. Nos llama poderosamente la atención cómo crea planos visuales. Pueden ser dos, tres o más. Unas veces nítidos, otros difuminados. A medida que nuestra mirada pasea sobre ellos, nos van destapando sutilezas y se van abriendo pétalos que esconden ocultos secretos. Esther es una magnifica arquitecta de las texturas humanas. Una barba cerrada, unos dedos con marcas del tiempo que sujetan con firmeza un saxo tenor, unos brazos tensos fundidos con el blanco-negro del teclado, una amplia y simétrica dentadura que juguetea con la luz y nos hace sonreír. Texturas con enorme fuerza e impacto que nos son útiles para escuchar la música simplemente contemplando a sus ejecutantes, para crear nuestra propia historia, nuestro propio poema mental.

El arte de Esther es participativo, nos ayuda a entender lo que subyace más allá de lo que vemos. Nuestro corazón es el que trabaja. Su obra, sinceramente, es una bendición para nuestros sentidos y nuestro espíritu.

terrakeo para ZDJ.


Compartir En Redes Sociales

5 Respuestas to “Jugando a la Fotografía Con Esther Cidoncha”

  • robertodom 25octubre2012

    Como siempre, un auténtico PLACER leer algo de Esther, a la que admiro profundamente!! Gracias!!!

  • terrakeo 25octubre2012

    Un placer Roberto. Admirable como dices el trabajo de Esther. Saludos :)

  • ferchw 28octubre2012

    Me encanta!!!!!!!!!!!

  • terrakeo 30octubre2012

    Un abrazo Ferchw!!

  • Luis Diaz Garcia 17enero2013

    Un precioso trabajo

Deja una Respuesta

XHTML: Puede usar estos tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>



6 + 8 =