alta socio 728x90
Zona de Jazz

PUBLICIDAD

Publicidad

Vuelta al cole y día de estrenos. Se incorpora al equipo nuestro
amigo Fernando García de Andoin que presenta su sección
Latidos del Jazz
. Bienvenido Fernando!! .

tux1.jpg
Sede Social: Tuxedo Club – 1886.

En septiembre de 1885 se encontraban el multimillonario
Pierre Lorillard
y su arquitecto Bruce Pierre observando
unos terrenos situados a las afueras de la ciudad de Tuxedo,
situada al sur del estado de Nueva York, con el objetivo
de construir un club social. El lugar les convenció y en
ocho meses el proyecto estaba acabado: Sede social, campo
de golf (uno de los más antiguos de los USA), pistas cubiertas
de tenis y una piscina, por nombrar lo más suntuoso. A
todo ello le llamaron, Tuxedo Club.


El Sr. Brown Potter, socio fundador del club, y que se le
caían los dineros como a su amigo, Lorillard, propuso a sus
miembros la confección de una elegante chaqueta destinada
exclusivamente para las cenas, con la intención de poder
desembarazarse del incómodo frac. El diseño de la misma era
una variación de una chaqueta que Potter le había visto
lucir al Príncipe de Gales – que reinaría como Eduardo VII – en
uno de sus viajes a Londres. A los socios les pareció una
excelente idea y todos se confeccionaron la elegante vestimenta.

Los miembros del club decidieron que en la celebración del
primer baile de otoño, octubre de 1886
, todos ellos deberían
ir acicalados con tan magnífica prenda. Y esa es la fecha
oficial de la primera aparición en público de esa chaqueta a
la que le pusieron el nombre, como no, de “tuxedo” y por aquí
se le llamó “esmoquin”.

El Tuxedo Club siguió su andadura hasta que en 1926 derribaron
la sede social y construyeron una gran mansión que estuvo
lista en 1928.

tux2.jpg

Para esas fechas el “tuxedo” ya se había puesto de moda en casi
todo el mundo y no sólo entre las clases altas. Uno de los
miembros más eminentes de este último colectivo al que le
gustaba ataviarse con el “tuxedo” era el Príncipe de Gales (que
llegaría a reinar – poco – como Eduardo VIII). Este personaje,
como su antepasado, influyó en el “tuxedo” ya que diseñó una
nueva camisa, como complemento, con un novedoso cuello, que
entre otras innovaciones se plegaban sus puntas. Eduardo VIII
sólo reinó un año ya que, como sabéis, se enamoró de una
divorciada norteamericana, la Sra. Wallis Simpson.

Los mandamases de Reino le dijeron que no podía casarse con ella,
salvo que dejara de ser rey, y el les dijo: “Pues vale” y se quitó
la corona. A un tipo como éste le tenía que gustar el jazz, como a
sí fue. Hay una docena de anécdotas al respecto. Voy a referirme a
una. En el año 1933 la orquesta de Duke Ellington cruzó por primera
vez el charco y llegó a Inglaterra. Aparte de sus actuaciones públicas
dio un recital privado para el príncipe Jorge, Duque de Kent, y
allí ocurrió esto que os relato en boca del batería de la banda,
Sonny Greer, recogido en el libro de Ellington “La música es mi amante”.

“Tan pronto como terminamos de montar nuestros instrumentos el príncipe
de Gales vino y se sentó al estilo indio a mi lado. Me dijo que
sabía tocar la batería, le respondí que ¡adelante! .Tocó un ritmo
sencillo de charlestón y luego se pasó gran parte de la noche
sentado a mi lado y al de la batería. La gente no hacía más que venir
y decirle ‘alteza’, pero él no se movía. Al final estábamos un poco
achispados por efecto de las copas. Empezó a llamarme ‘Sonny’ y yo
correspondí tratándolo de ‘galés’. ”
.

tux3.jpg
La orquesta de Duke Ellington a la llegada a Southampton (Inglaterra,
1933) Sonny Greer es el tercero de los que se encuentran de pie.

El Nixon Building se encuentra situado en la intersección de la Ensley
Avenue y la 20th Street de la ciudad de Birningham, en el estado de
Alabama. Las personas que, hoy en día, se pasean por sus alrededores
dicen que se escuchan sonidos entrecortados de música de jam-session,
se perciben olvidados aromas de perfume de mujer, se reconoce el sudor
típico de noches de verano y se distinguen olores de apetitosos
platos de comida. Desde la mitad de los años veinte hasta mediados de
los años cincuenta donde hoy se encuentra el edificio Nixon estuvo ubicado
un local al que se le conocía simplemente como “Junction”, ya que cerca
de él se encontraba el empalme de trenes
.

Este establecimiento era el único donde, los vecinos de las comunidades
negras que habitaban los barrios de Ensley, Fairfield, Wylam, Bush Hills
y Pratt City
, podían disfrutar de una buena comida y de un elegante
salón de baile para poder divertirse. Sin embargo el propietario del
mismo impuso unas rígidas normas de etiqueta a sus clientes si éstos
querían que sus pies fuesen felices en su salón de baile. Mientras
que la ropa de trabajo era aceptada para degustar de una buena comida,
para bailar había que ir decentemente vestido. Sabedor el dueño del
“Junction” de los problemas económicos de sus parroquianos, abrió
una tienda de alquiler de ropa junto al local. Allí se podían alquilar
por horas, y por más que un módico precio, elegantes vestidos de noche
para las señoras y distinguidos “tuxedos” para los caballeros
.

El compositor, trompetista y director de banda, Erskine Hawkins
– nacido en 1914 en Birmingham – quiso rendirle un más que merecido
homenaje a ese local ubicado en su ciudad y de nombre “Junction”
componiéndole una canción, en el año 1939, junto al arreglista de su
orquesta, Bill Johnson. La titularon “Tuxedo Junction”.

tux4.jpg
Erskine Hawkins

En el año 1939, la banda de Erskine Hawkins grabó el tema “Tuxedo Junction”,
llegando al nº 7 de los discos más vendidos.

Al año siguiente, Glenn Miller se encontraba en Maxwell Air Force Base,
cerca de Montgomery, escuchó el tema “Tuxedo Junction” por Erskine
Hawkins y no dudó en que sería perfecta para su banda. La grabó y
vendió 3,5 millones copias, convirtiéndose, además, en una especie
de himno para los millones de combatientes norteamericanos durante
la II Guerra Mundial.

“Tuxedo Junction” lo grabó gente importante como, Ella Fitzgerald, Harry
James o Stan Kenton
, pero tenemos que esperar hasta 1975 para que
la canción se hiciera nuevamente popular de la mano de un grupo con
una estética propia de los años treinta, The Manhattan Transfer.

Erskine Hawkins tiene un parque con su nombre en la ciudad de Birmingham
donde se celebran anualmente eventos musicales. También hay una escultura
que lo inmortaliza y todo ello es, en gran medida, gracias a unos millonarios
que inventaron una chaqueta y a un local que las alquilaba. “Tuxedo Junction”.

tux6.jpg

Enlaces de Interés :

Página Oficial de Zonadejazz en Facebook


Fernando García de Andoin para ZDJ.


Compartir En Redes Sociales

3 Respuestas to “Latidos Del Jazz : Tuxedo Junction”

  • Yusep 7enero2013

    Muy buen trabajo Fernando, ameno de leer y muy instructivo ademas sobre la historia de la música que nos gusta.
    Detras de cada tema o de cada disco siempre hay una historia interesante.

  • Fernando G.de Andoin 7enero2013

    Gracias Yusep. Intentaré seguir en esa línea.

  • terrakeo 9enero2013

    Maravilloso artículo Fernando. Enhorabuena. Un abrazo!! :D

Deja una Respuesta

XHTML: Puede usar estos tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>



3 × = 12